Ruta Por La Historia

Ruta Por La Historia

viernes, 7 de abril de 2017

Akhenaton. El faraón hereje.


Hacia el año 1370 A.C. nacía en Egipto el príncipe Amenhotep, hijo del actual faraón Amenhotep/Amenofis III y de la Gran esposa Real Tiye. Aunque no era él el que estaba llamado a reinar, puesto que el hijo primogénito era su hermano Tutmosis, que hubiera pasado a formar parte del listado de faraones de esta XVIII Dinastía si no hubiera sido por su repentina muerte.

El que pasó al trono como Amenhotep/Amenofis IV heredó un Alto y Bajo Egipto unido y en paz, por lo que al principio se dedicó a hacer lo que todos los faraones hacían, que consistía en iniciar grandes construcciones. La grandeza de las mismas reflejaba el periodo o no de apogeo, como por ejemplo las construcciones que realizó su padre Amenhotep III, de entre las que destacaremos:

- su intervención en el Templo de Mut situado en el complejo de Karnak, con unas seiscientas estatuas de la diosa Sekhmet, la diosa con cabeza de león.

Diosa Sekhmet
Diosa Sekhmet

- los Colosos de Memnon, situados en las proximidades de Medinet Habu, que consiste en dos estatuas de unos 18 metros de altura que forman parte del desaparecido complejo funerario de este faraón. Estos colosos son famosos desde la antiguedad por que el del lado derecho, llamado coloso parlante, tenía la particularidad de emitir un sonido al salir el sol. Los griegos, y más concretamente Estrabón, detectaron este fenómeno y dieron lugar a la leyenda que decía que este coloso era la imagen del mítico guerrero Memnón, hijo de la Aurora, muerto en un enfrentamiento con Aquiles, y cada mañana saludaba con un gemido la aparición de su madre por el horizonte. Realmente este fenómeno se debía a que tras el terremoto del año 27 d.C. se desmoronó la parte superior de la estatua, provocando una grieta hasta la cintura, y el calentamiento de la piedra con los primeros rayos de sol hacía que esta emitiese ese sonido característico.


Colosos de Memnon
Colosos de Memnon
En cuanto a la actividad constructora de Amenofis IV, se encuentra por ejemplo la decoración del tercer pilono del Santuario de Amón en Karnak, donde también añadió un vestíbulo.  De estas construcciones lo que sí llamó la atención fue cómo se rompía el canon de proporciones establecido y, que los colosos que representaban al nuevo faraón, parecían deformes y nada realistas.  Además un rasgo importante en estos edificios de Karnak es la importancia de la Gran Esposa Real Nefertiti, llegando incluso a haber estructuras dedicadas por completo a ella, sin la presencia del faraón. Nada más acceder al trono, el faraón contrajo nupcias con esta mujer que ha pasado a la historia por muchísimos motivos, entre ellos su supuesta belleza, el misterio que la envuelve en cuanto a su origen y su muerte, y además, por el profundo amor que el faraón la procesaba y, muestra de ello es el gran papel que desempeñó en toda esta revolución política y religiosa que trataremos a continuación, donde llega a reinar y es representada como una igual.


La Gran Esposa Real Nefertiti
Nefertiti

Primeros años de reinado

En los distintos periodos en los que se divide la historia de Egipto, la capital va cambiando, y durante el Reino Medio, la capital era Menfis pero los reyes de esta XVIII Dinastía eran originarios de Tebas, y esta ciudad continuó siendo el centro religioso más importante del país. Su dios local, Amón se había asociado al dios sol Ra, como Amón-Ra. El rey era hijo carnal de Amón, nacido de la unión del dios con la reina madre, en un matrimonio sagrado que se recreaba ritualmente cada año durante la Fiesta Opet en el Templo de Amón en Luxor. Durante las grandes procesiones que formaban parte de esta fiesta, el rey era públicamente aclamado como la encarnación terrenal de Amón, de este modo el rey y el dios quedaban relacionados mediante una poderosa unión tanto religiosa como política.

El nuevo faraón debía tener en mente desde el principio despojar a los nobles de sus privilegios, puesto que apenas subiera al trono, promulgó un importante decreto, en el que mandó organizar un trabajo colectivo de carácter obligatorio: el objetivo era extraer arenisca con el fin de construir el Hut-Benben de Karnak, donde los nobles y cortesanos dirigirían la extracción y el transporte de los bloques de piedra. También eliminó los nombres propios de los nobles en todas las inscripciones, haciendo alusiones a ellos sólo por sus cargos o responsabilidades.

Hacia el tercer año de reinado, supuestamente realiza el Festival de Sed o que era una ceremonia de jubileo. Esta primera ceremonia de jubileo, se realizaba a los 30 años de reinado y, su propósito era devolverle la fuerza vital al faraón. Lo celebró en el templo de Karnak y, entre los detalles a destacar podemos comentar que en la representación de los relieves al respecto sólo aparece Atón como divinidad a mencionar y, que tampoco aparece representada la tradicional carrera ritual contra el buey Apis como prueba de fortaleza y rejuvenecimiento. Decimos que se tomó como una fiesta de jubileo, pero cabe la posibilidad de que no lo fuera, y sencillamente fuera una fiesta de reconocimiento a la divinidad de Atón como padre divino; por ejemplo se halló en la tumba de uno de sus cortesanos, una inscripción en la que este hombre expresaba su deseo de ver al rey en su primer jubileo.

Festival Heb-Seb
Festival Heb-Sed de Amenhotep IV
No es hasta el quinto o sexto año de reinado cuando tiene lugar la fundación de la nueva ciudad de Amarna que en egipcio recibe el nombre de Akhetaton (Akhet-Iten), que significa el “Horizonte de Aton”. Geográficamente se sitúa entre el Bajo y el Alto Egipto, paralela a la orilla este del Nilo, entre las ciudades de Tebas y Menfis, intentando huir así de la influencia de ambas, en una tierra virgen donde no se ha adorado antes a ningún dios. Y sus fronteras estaban delimitadas por 14 estelas fronterizas a modo de capillas talladas en roca, cada una flanqueada por estatuas de la familia real. Además el terreno había sido elegido por ser un lugar puro, donde nunca antes se había venerado a ningún dios.

Plano antiguo Egipto


Paralelamente, el faraón cambia su nombre, sustituyendo el antiguo AmenhotepAmón está satisfecho” por AkhenatonAquel que es efectivo/beneficioso para Atón”, acción que también realiza su esposa pasando a llamarse Neferneferuaton Nefertiti.

Ciudad de Amarna

Esta nueva ciudad estaba limitada al Norte por el “Palacio de la Rivera”, que se piensa que podría haber sido la residencia del faraón. Un poco más al Sur, encontramos el "Palacio Norte", que se especula, pudo ser la residencia de la primogénita Meritaton puesto que había inscripciones sobre ella; aunque también se piensa que podría haber sido una especie de zoológico privado, puesto que había mucha iconografía y restos de animales. En el eje longitudinal hay un gran estanque y, siguiendo ese eje, termina en un trono desde donde se puede observar todo el acceso principal al edificio. La construcción está llena de habitaciones, entre las que destaca la que mejor se ha conservado, la llamada “habitación verde” decorada por motivos de naturaleza y fauna.

Habitación Verde Amarna
Decoración Habitación Verde del Palacio Norte, Amarna

Al centro de la ciudad se la conoce como la Isla de Atón; aquí hallamos la mayoría de la construcciones más importantes.

Comentar antes de hablar de los dos templos que fueron construidos en esta ciudad, que en la construcción tradicional de los templos, se comenzaba con un pilono seguido de un patio abierto con peristilo (que en este caso es una galería de columnas que rodea el edificio o parte de él), seguido de una sucesión de patios y habitaciones que se van haciendo más pequeñas y oscuras según se va penetrando en el edificio, hasta llegar a la última, que es donde se guardaba la imagen del dios en un santuario. Aquí como veremos es al contrario, en la arquitectura de estos templos de Amarna se intenta crear las menos sombras posibles, incluso los dinteles de las puertas se dejaban abiertos en el medio.

Isla de Aton
Isla de Atón | fuente: http://egiptologia.com

  a) Per-Iten-em-Akhetiten, el "Gran Templo de Atón", cuyo nombre significa, la “Casa de Aton en Akhetaton”. Es un recinto rectangular de 800x300 metros y tiene dos áreas bien diferenciadas, la del Oeste y la del Este.

En el Oeste, nos encontramos con un edificio rectangular alargado llamado “Gematon” o “Gempaaton” que significa “Atón ha sido hallado”. Lo formaba una sala hipóstila que era “La casa del Regocijo” y, a su salida 6 patios, los dos primeros más grandes que los otros cuatro, con 800 altares de piedra para realizar las ofrendas de pan. Y al norte y sur de esta construcción, había otros 900 altares de adobe para este tipo de ofrendas de pan. Todos estos altares, como no, a cielo abierto como era propio del culto a una divinidad solar. Al sur, fuera del recinto del templo, comentar que había panaderías donde se producía este pan para el culto.

En la zona Este, encontramos el Santuario o Sanctasanctorum, donde mirando al norte había altares para las ofrendas de pan y al sur, existía un área de residuos donde se han encontrado en excavaciones trozos de vasijas con restos de incienso. Encontramos también una estela circular que evoca el benben y, un matadero para las ofrendas animales.


b) Hut-Item que significa “la morada de Atón” que es un templo más pequeño, con unas dimensiones de 200x120 metros. Estaba situado al Sur de El Gran Templo y de la llamada Casa del Rey. Hay diferentes opiniones en cuanto a su uso, puesto que mientras unos expertos opinan que podría haber sido una capilla privada de la familia real, otros piensan que fue el templo funerario de Akhenaton.

Amarna
Plano Ciudad de Amarna | fuente: http://egiptologia.com


En cuanto a la Casa del Rey, se especula que no era su residencia habitual, sino que pernoctaba allí tras largas jornadas de ceremonias. La unía un puente con otra construcción importante llamada “El Gran Palacio”, donde se piensa, se realizaban las ceremonias y se recibían las visitas de embajadores. Otro edificio bastante importante era la Casa de Archivos donde se guardaba toda la correspondencia; hay comunicaciones del rey con vasallos del Próximo Oriente y  con los monarcas de los grandes reinos del momento, como por ejemplo los hititas, Babilonia o Mitanni. Además se hallaron cerca de 360 tablillas en escritura cuneiforme que han aportado bastante información sobre las relaciones internacionales tanto de este faraón, como de su padre Amenofis III, como de su hijo, el futuro Tutankaton (más adelante Tutankamon).

En cuanto a las casas de los ciudadanos, parece que no se dividían jerárquicamente situadas por estratos sociales, puesto que se hallan construcciones pequeñas más modestas junto a otras de grandes dimensiones. Además no siguen una estructura continua, sino que da la sensación que se organizan en barrios.

Al este, en un asentamiento aislado, encontramos el poblado de los trabajadores formado por unas 68 pequeñas viviendas (la más grande se supone que es la del capataz).

En cuanto a las necrópolis, al Norte se sitúa la más pequeña, donde hay 6 tumbas, algunas inacabas y otras dañadas por el paso del tiempo y el vandalismo. Y la otra situada en el Sur donde cabe destacar la tumba de uno de los faraones posteriores, el faraón Ay.

En el Valle Real, en el Wadi Abu Hasah el-Bahri, hay varias tumbas todas ellas inacabadas excepto la Tumba Real, que se preparó para el enterramiento de Akhenaton. En ella probablemente también fue enterrada la esposa de Amenofis III y madre de Akhenaton, Tiye, y algunas de sus hijas.

El Arte de Amarna

Este arte supone una liberación de la formas. La figura humana se intelectualiza y se convierte en más simbólica. Como claro ejemplo, encontramos el famoso relieve de Akhenaton cuyo aspecto, ha sido atribuido a varias teorías, desde que se debía a alguna deformación física causada por una enfermedad, incluso los más inventivos han especulado sobre su origen extraterrestre; pero como comentaba, la explicación artística se debe a la simbología. Tanto en la pintura como en la escultura, los rostros se representaban con ojos almendrados, labios carnosos y la peculiar forma alargada de la cabeza; la barriga hinchada podría interpretarse como símbolo de fertilidad. El descubrimiento de la momia de Amenofis IV demostró que era una persona sin deformidad alguna, por lo que efectivamente todos los detalles eran simbólicos.

Akhenaton
Akhenaton

Las representaciones de la naturaleza y de lo cotidiano se hacen más habituales en la decoración, sustituyendo de alguna forma a la mitología típica de las representaciones regias.

Decoración en Amarna

En cuanto a esculturas en relieve usaban la técnica de huecorrelieve, una técnica que se usaba hasta entonces en el exterior de los edificios; aquí lo estaban haciendo con algunas esculturas. Vaciaban el contorno de las figuras de tal manera que estas no sobresalían del muro. Esta manera de tallar tenía un efecto secundario muy curioso y bello, y es que a medida que iba transcurriendo el día, la luz solar iba incidiendo en distintos ángulos, variando así los contrastes de luz y sombra, lo que cambiaba casi de forma mágica la impresión óptica que las imágenes producían a quienes las contemplaban.

Cuestión regiliosa.

El listado de dioses egipcios, lleva inherente en sí que son limitados, tanto en el tiempo (algunos envejecen o incluso mueren (como en el espacio, puesto que su más allá está en el mundo habitado, más allá del cosmos sólo existe el caos, no está habitado por los dioses. Más que politeísmo, el concepto que se maneja es el henoteísmo, es decir, se reconoce la existencia de varios dioses pero sólo una es la suprema.

A partir del Reino Nuevo, en el que nos situamos, aparecen una serie de sensibilidades religiosas  que aportan al dios supremo del Estado, Amón, características de un dios trascendente como lo es un dios monoteísta; por ejemplo, podemos encontrar el siguiente párrafo en el “Papiro Leiden I 350

Él permanece oculto a los dioses y su aspecto es desconocido. Él está más allá del cielo y es más profundo que el mundo subterráneo.”


Papiro de Ipuur (Ipuwer)
Papiro de Ipuur (Ipuwer), Leiden

Y es esta nueva sensibilidad religiosa la que se piensa que termina dando forma a la religión que se desarrolla en Amarna. Pero aquí no será Amón el dios monoteísta, sino Atón, el disco solar.

No pensemos que el culto a Atón lo introduce de una forma brusca. En los primeros años de reinado, al nuevo dios le llama Re-Haractes-Aton manteniendo la vinculación antigua y tradicional con la divinidad solar, representándolo con forma de halcón o forma humana con cabeza de halcón.

Re-Haractes-Aton
Titulatura real de Re-Haractes-Aton, Museo Egipcio de Turín
Primer cartucho: “Aquel que vive, Re-Haractes que se regocija en el horizonte...”
Segundo cartucho: “…en su nombre de Shu [=luz], que es Aton/que emana de Aton”.


A partir del segundo año de reinado, se procede a la sustitución de Amón por Atón como dios del Estado. Previamente, consciente del poder de los sacerdotes, el faraón había transferido sacerdotes de Amón y de otros cleros, al culto de Atón, a pesar de las reticencias de muchos de ellos. Sustituye también la representación de Re-Haractes-Aton por el Disco Solar. 

Representación Atón
Akhenaton y Nefertiti acompañados de sus hijas, iluminados por el Disco Solar

Algunas de las peculiaridades de este dios solar son:
  • al contrario que los antiguos dioses, no necesita compañera,
  • permanece silencioso comunicándose de forma intelectual al faraón, que es su mediador ante la humanidad
  • no tiene enemigos, es único, por lo que los primeros dioses que desaparecen son los de ultratumba, como Osiris, Anubis... 
  • desparece el viaje solar que realizaba el dios Amón en su barca por el mundo subterráneo enfrentándose en las horas nocturnas a los seres que moraban en el inframundo, temática típica de los textos funerarios. Ahora el dios por la noche sencillamente reposa, y los efectos de la falta de luz solar por la noche son normales, es un efecto natural y solo representan en paréntesis del día para descansar.

Decadencia.

La doctrina religiosa que planteó y, el hecho de quitar poder tanto a la nobleza como a los sacerdotes, hacen que este sueño de Akhenaton vaya cayendo por su propio peso. El Atonismo en sí contenía conceptos inasumibles para los egipcios, como por ejemplo, la exclusividad de la divinidad, ese carácter intelectual y lejano al pueblo cuyos designios eran solo interpretables por el faraón, la persecución inquisitoria de los demás dioses, y en especial de Amón, que enemistó a Akhenaton con el poderoso clero de esta divinidad y por otro lado el de Osiris, que lo enemistó directamente con el pueblo.

En la última época de su reinado, Nefertiti adquiere más protagonismo puesto que se convierte en corregente oficial de su esposo con el nombre de Neferneferuaton, con nombre de coronación Ankhkehperura. Hay muchas teorías sobre este suceso, como por ejemplo, que surgiera un fuerte levantamiento fuera de Amarna y, alguien con potestad tuviera que sofocar esa revuelta incluso cambiando su residencia;  esta teoría se puede apoyar en el encuentro de un grafito tebano del año 3 del reinado de la soberana, donde indica que Neferneferuaton poseía una Casa en Tebas, la Casa de Ankhkehperura. Y la mayor parte de este texto curiosamente consiste en una oración a Amón.

Akhenaton murió al comienzo del año 17 de su reinado y, en algunas inscripciones de finales de este periodo, aparece un efímero soberano llamado Smenkhara, que en algunas representaciones aparece junto a su reina consorte, Meritaton. La identidad de este faraón es desconocida, aunque se especula que podría ser la propia Nefertiti, que al igual que en el pasado hizo la reina Hatshepsut, asumió la representación masculina para gobernar al pueblo, teniendo como reina consorte a su hija, la princesa primogénita Meritaton


Smenkhara y Metiraton
Smenkhara y Metiraton

Al morir este desconocido Smenkhara, accedió al trono el joven Tutankhaton. Al poco de acceder al trono, como sabemos, tanto él como su reina consorte, su hermanastra Ankhesenpaaton, abandonaron Amarna, renunciaron al culto a Atón y restauraron los cultos tradicionales, además de modificar sus nombres acordes al momento, pasándose  a llamar el nuevo faraón Tutankhamon como más se le conoce. 

Tutankhaton y Ankhesenpaaton
Tutankhaton y Ankhesenpaaton


viernes, 17 de febrero de 2017

Ruta por la Historia en el ABC

Este viernes 17 de Febrero nos llega la emocionante noticia de haber sido nombrados en el periódico ABC como uno de los programas que luchan contra la llamada "Leyenda negra española".

Leyenda Negra Española
Leyenda Negra Española

Efectivamente uno de nuestros cometidos es contar la historia tal como ha sucedido y, que los oyentes o los lectores del blog, teniendo estos datos en mano, podáis juzgar por vosotros mismos tanto si estáis conformes con dicha "leyenda negra" como si no, pero con datos en la mano y teniendo conocimiento del hecho.

Junto a nosotros, el periodista César Cervera también hace mención de otros programas de la misma temática que el nuestro, como son Histocast, Memorias de un tambor, y la sección que el historiador y novelista Emilio Lara realiza una vez al mes en el programa de Manolo Castro Mengibar en Radio 5 de RNE en la sección "Kilómetros de radio".

Os invitamos a leer el artículo, cuyo enlace os facilitamos:

Las voces contra la Leyenda Negra española: la radio que combate los mitos, por César Cervera.
Y como siempre decimos, muchas gracias por estar al otro lado :)

viernes, 27 de enero de 2017

Los últimos de Filipinas


El 27 de junio de 1898 se comenzaban a escribir las primeras líneas de la que quizá sea la última gran gesta militar española, la mítica y heroica resistencia de Baler.

Pero para intentar comprender mejor la historia de estos últimos héroes españoles, vilipendiados por una reciente película, tenemos que viajar unos años antes en el tiempo.

La situación en Filipinas era bastante cómoda para España debido a las diferencias existentes entre los distintos grupos autóctonos, de hecho mientras que en Cuba eran necesarios más de 100.000 efectivos, en Filipinas estaban destacados únicamente unos 20.000 hombres. De hecho, en el sitio que hoy nos ocupa, Baler, las únicas autoridades españoles eran un cabo de la Guardia Civil y cuatro guardias civiles indígenas con los que el Gobierno español luchaba contra los contrabandistas.

En 1896 la situación sufre un revés. España debe hacer frente a una revuelta de los tagalos, los independentistas filipinos liderados por Emilio Aguinaldo.

Emilio Aguinaldo
Emilio Aguinaldo, líder de los tagalos.

Finalmente, el Capitán General Primo de Rivera consigue llegar a un acuerdo de paz, el Pacto de Biak-na-Bato, por el que se restablecía la paz a cambio del exilio de Aguinaldo y los lideres insurrectos, además Aguinaldo obtuvo una inmensa fortuna, 400.000 pesos filipinos, con los que se instaló en Hong Kong. 

A pesar de esta victoria diplomática, aquellos eran los últimos latidos del Imperio del que una vez se dijo que no se veía poner el Sol, y que en esos momentos estaba reducido a Cuba, Puerto Rico, Filipinas y Guam. En la Península la situación no era mucho mejor, se vivía una de las peores crisis económicas y sociales conocidas hasta la época. 

Mientras España sufría, Estados Unidos emergía como potencia. Sus gobernantes empezaron a mirar al exterior en busca de nuevos territorios que, o bien compraron como Alaska, o que directamente tomaron, como Hawai. Pero cerca, muy cerca de sus fronteras, existían dos enclaves que podían frenar su expansionismo, Cuba y Puerto Rico

Los políticos estadounidenses intentaron sacar provecho de la maltrecha España, y ofrecieron 100 millones de dólares por Cuba. No obstante, el Gobierno español rechazó tal oferta e indicó que Cuba no estaba en venta. Este rechazo sembró la semilla del rencor de Estados Unidos hacia España, y comenzaron a pensar en un pretexto para limpiar de españoles las islas de Cuba y Puerto Rico. 

Y este pretexto surgió el 15 de febrero de 1898, cuando el buque estadounidense "Maine", llegado en misión de paz, aunque sin previo aviso, saltó por los aires. El Gobierno estadounidense, apoyado por la prensa de ese país, culpó del suceso a los españoles, aunque posteriormente se demostró que todo había sido un accidente, y declararon la guerra a España el 25 de abril. El objetivo no solo eran Cuba y Puerto Rico si no también bases para abastecer de carbón a sus buques en Asia, y las Filipinas eran demasiado apetitosas.

Explosión del Maine
Ejemplo de la manipulación de la prensa estadounidense del "asunto Maine"

Los insurgentes filipinos aprovecharon la ocasión para volver a levantarse frente a España, con promesas de apoyo estadounidenses, y Aguinaldo retornó desde Hong Kong a Filipinas para ponerse al frente de los tagalos. 

Esta vez la guerra era demasiado desigual, los filipinos unidos en torno a su líder superaban con creces a los 20.000 soldados españoles, quienes tenían que hacer frente a una guerra en tierra mientras recibían los cañonazos de los buques estadounidenses desde el mar. 

Y es en este momento cuando viajamos hasta la pequeña localidad de Baler, a 200 km. de Manila en la isla de Luzón.

Baler
Mapa de Baler y su iglesia

Hasta allí llegó un destacamento de 50 cazadores españoles al mando del Teniente Mota, un joven de 19 años y de escasa experiencia militar. No obstante, diez de sus hombres fueron asesinados por los rebeldes filipinos, y el Teniente Mota quien pensó que era el único superviviente tras un ataque nocturno, terminó suicidándose. 

Ante esta situación, las autoridades españolas decidieron mandar a una nueva dotación, esta vez con más experiencia en el combate. De esta manera, en febrero de 1898, parten desde Manila 50 cazadores, al mando del Capitán Enrique de las Morenas apoyado por los Tenientes Saturnino Martin Cerezo, bregado en batallas de Cuba y Marruecos; y Juan Alonso Zayas; así como por el Teniente Medico Rogelio Vigil de Quiñones, con la intención de defender Baler.

Enrique de las Morenas
Retrato del Capitán Enrique de las Morenas
Mientras, la suerte de España quedaba sellada en la Batalla Naval de Cavite el 1 de mayo de 1898. En esta batalla, la Armada Española tenía una superioridad de un buque sobre los estadounidenses, pero la falta de atino en los disparos y la superioridad técnica de los barcos estadounidenses, provocaron el gran desastre español, que únicamente pudo aguantar una hora y media de combate y finalmente, tuvo que rendirse y la suerte de España en la Guerra estaba decantada. 

Mientras, en Baler, el nuevo destacamento hacía el relevo. En este enclave que pasará la historia, 54 valientes quedaban preparados para defender a España y sus territorios. Estos hombres se establecieron en el pueblo, y el Capitán Enrique de las Morenas comprendió que en caso de necesitar refugio durante el combate, la Iglesia, con sus muros de más de metro y medio de ancho, sería el bastión perfecto.

Iglesia de Baler
Iglesia de Baler, último bastión de resistencia española.

El 27 de junio, como dijimos anteriormente, se produce el ataque de los tagalos, y el Capitán de las Morenas, viéndose superado en número, ordena llevar al interior de la Iglesia todas las armas y víveres posibles y comenzar la resistencia hasta la llegada de refuerzos o hasta que no quedara ni un solo de ellos con vida. 

A las pocas horas, los filipinos atacan la iglesia. El capitán español ordena abrir fuego contra ellos. Los tagalos, salen a centenares desde todos los sitios, el pueblo se convierte en una llamarada de fuego. Los máuseres españoles consiguen rechazar todas las ofensivas de las primeras horas sin bajas, mientras que decenas de muertos tagalos yacen fuera.

Fusil Mauser
Fusil Mauser, arma principal de defensa en Baler

En el interior, se tapiaron las ventanas dejando sólo unos pequeños resquicios por los que poder disparar sus fusiles, y se excavó una línea de trincheras alrededor del edificio para que sirviera de defensa contra el enemigo. 

Los días pasaron, y los filipinos enviaron varios mensajes en los que informaba a los españoles de la retirada española de la colonia. Trataron por todos los medios de hacerles comprender que nadie vendría a rescatarlos y que estaban solos. No obstante, los españoles no estaban dispuestos a capitular, además pensaban que se trataba de un engaño para hacer que se rindieran, por lo que siguieron preparando la defensa. Filipinas era, para ellos, española

Los días avanzaron y los esperados refuerzos no llegaban, además la mala alimentación comienza a hacer mella en los españoles, que no disponen de sal para conservar los alimentos correctamente. Todo hace ver que su final está cercano, pero nuestros héroes están dispuestos a defender su honor como soldados por encima de todo

No obstante, mientras sus hombres luchaban y resistían heroicamente, España se rendía ante los Estados Unidos el 13 de agosto de 1898. En un Tratado ridículo para España, en el que Estados Unidos se hacía con Cuba y Puerto Rico, como pago de la Guerra; en el Pacifico Guam pasaba a manos estadounidenses y por Filipinas únicamente se pagarían 20 millones de dólares. A España solo le quedó firmar, todo se había perdido para siempre.

Tratado de París de 1898
Firma del Tratado de París de 1898. El Imperio español desaparecía para siempre.
Se acordaron repatriaciones y comenzó la vuelta de los soldados hacia España, pero aún faltaban los hombres de Baler, quienes no sabían nada de lo que estaba pasando más allá de escasos metros de la iglesia. Los mandos españoles en Manila, mandaron a algunos emisarios, como el Capitán Olmedo, para comunicarles la rendición española, pero los hombres de Baler no se fíaban, seguían pensado que todo era una trampa filipina. España no se podía haber rendido, era impensable

Pero los heroicos españoles descubrieron que el único peligro de Baler no eran los filipinos, sino que unos asesinos silenciosos les atacaban, enfermedades como el beri beri y la disentería poco a poco se adueñaban de sus cuerpos. El 8 de octubre fallecía el Teniente Alonso Zayas y un mes después, el 22 de noviembre, lo hacía el Capitán Las Morenas, quedando al mando el Teniente Saturnino Martín Cerezo, que decide aguantar hasta nuevas órdenes y prefirió seguir aparentando delante de los emisarios filipinos que su superior estaba vivo y dar así más sensación de fortaleza.

Saturnino Martín Cerezo
Teniente Saturnino Martín Cerezo, líder de los resistentes españoles.

La situación era casi dramática, y a pesar de que los españoles siguen aguantando se producen deserciones, 8 en total durante toda la heroica resistencia, siendo dos de ellos atrapados durante su huida y fusilados como traidores, aunque en el estadillo se indicó que habían muerto por enfermedad para evitar la deshonra a su familia. 

Y así llegó la Navidad de 1898. 

La situación ya era angustiosa, el hambre se adueñaba de todos, por lo que no es de extrañar que se tomaran decisiones desesperadas como las salidas en busca de alimentos. Estas salidas dieron sus frutos, ya que pudieron cazar un carabao, una especie de búfalo, que les dio carne para tres días, y semillas de calabaza. 

Pero ahora la situación de los enemigos de estos hombres era bien distinta, Estados Unidos se había adueñado de Filipinas, y los tagalos se sentían traicionados por sus antiguos aliados.

William McKinley
William McKinley, Presidente de EE.UU., culpable de la guerra hispano-estadounidense y traidor a Filipinas.

Como gesto de buena voluntad, el Gobierno estadounidense intentó mediar ante los resistentes españoles en Baler, por lo que el 13 de abril de 1899 se procedió al envió del cañonero Yorktown, que al llegar a la zona hizo sonar sus cañones y con sus proyectores de luz iluminó la iglesia del Baler. En el interior se oyeron las salvas del cañonero y de golpe todo se vió iluminado por las luces del buque, el Teniente Martin Cerezo entendió que por fin habían llegado los refuerzos esperados, que estaban en lo cierto, los filipinos les mentían en lo relativo a la rendición española. 

Pero una vez más la realidad era esquiva a nuestros héroes, los 16 soldados estadounidenses que iban a desembarcar en la playa, recibieron el alto por parte de los filipinos, quienes después, abrieron fuego contra ellos, acabando con su vida. En mar, la tripulación del Yorktown observó lo que estaba ocurriendo, y se dio la orden de virar en redondo, abandonando de esta manera a nuestros héroes a su suerte. 

Ante esto, Martin Cerezo dio orden de seguir con la resistencia, hasta el último hombre o hasta recibir noticias. 

Si los españoles presentaban una defensa numantina, a los filipinos ya no les cabían más bazas por jugar, lo habían intentado por la vía militar y mediante el envío de emisarios, pero los bravos españoles no rendían la plaza. Finalmente accedieron a que un mando militar español hablase con ellos. Desde Manila, el Teniente Coronel del Estado Mayor Cristóbal Aguilar y Castañeda partió a bordo del cañonero Uranus con destino a Baler. Frente a la puerta de la iglesia, el Teniente Coronel armado únicamente con una bandera española pidió hablar con los resistentes. 

Desde el interior pudieron observar el uniforme español y la bandera, esta vez sí, Martin Cerezo accedió a mantener parlamento. Aguilar afirmó que acababa de llegar de Manila y que le había sido encomendada la misión, por el alto mando español, de «recogerles» y hacerles llegar a casa. Martin Cerezo tomó a Cristóbal Aguilar y Castañeda por un traidor, España no podía haberse rendido ante una potencia inferior como Filipinas, no podía ser posible. Por lo que despachó a Cristóbal Aguilar y Castañeda con un seco “gracias, pero no”.

Los días de resistencia se habían convertido en semanas y estas en 11 largos meses. Muertos prácticamente de hambre y agotados, los hombres se reunieron y trazaron un último plan. Más que un plan era una locura, pero ya nada más podían hacer. 

Cuando se acabasen definitivamente los víveres tratarían de escabullirse en medio de la noche hacia un bosque cercano. Desde allí, marcharían hasta Manila, donde se presentarían ante las autoridades españolas. Pero un inesperado «regalo» lo cambió todo. Cuando abrieron, como hacían cada mañana, las puertas del templo, hallaron un periódico español, “El Imparcial”. En un principio tomaron el periódico como una burda imitación, hasta que en una noticia aparecía algo que los filipinos no podían saber. Según contó en sus memorias el Teniente Martin Cerezo, “Admirando estaba la obra cuando un pequeño suelto me hizo estremecer de sorpresa. Era la sencilla noticia de que un segundo Teniente D. Francisco Díaz Navarro, pasaba a estar, a petición propia, destinado a Málaga; aquel oficial había sido mi compañero e íntimo amigo en el Regimiento de Borbón; y yo sabía muy bien que tenía resuelto pedir su destino a la mencionada población” 

Cerezo comprendió que todo lo que le habían estado diciendo aquellos meses era absolutamente cierto. España había sido expulsada de la colonia, ya no quedaba ningún retazo del imperio. Inmediatamente reunió a los defensores y, tras compartir una charla acordaron rendirse aunque con una serie de condiciones. 

Estas condiciones hicieron que su rendición fuese más honrosa que la que había firmado la propia España. En esta rendición se debía dejar claro que ellos no se rendían, si no que las dos partes habían decidido abandonar las hostilidades; la vida de los bravos soldados españoles debía ser respetada; estos hombres abandonarían la plaza portando sus armas y serían escoltados hasta tropas españolas o un lugar seguro. 

El 2 de junio de 1899 en formación de a tres desfilaban, harapientos, sin municiones, desdentados, y enfermos pero con marcialidad. Nadie se explica cómo pudieron resistir tanto, al beri beri, a la disentería, y a los enemigos, pero lo habían conseguido. Martin Cerezo y sus hombres entraban con honores en la Historia Militar española.

últimos de Filipinas
Fotografía en la que aparecen los "últimos de Filipinas", auténticos héroes españoles.

Y esta es la gesta de nuestros últimos guerreros en Filipinas, pero atrás quedaron entre 5.000 y 7.000 hombres considerados como “desaparecidos en combate”, un término que engloba tanto a caídos en combate como a prisioneros. Entre estos prisioneros, hemos querido rescatar la historia de Luis Checa Martínez, un vecino de la localidad de San Clemente (Cuenca) que vio cambiar su vida cuando fue llamado a realizar su servicio militar en Filipinas

Luis Checa Martínez
Luis Checa Martínez, fue prisionero en Filipinas y no regresó hasta 1903.
Allí debía ocuparse de la intendencia, pero el estallido de la rebelión de 1896 le hizo pasar al combate. Tras meses de lucha, cuerpo a cuerpo en la trinchera, Luis y sus compañeros fueron condecorados en 1897 con la Cruz de Plata al Mérito Militar con distintivo rojo, por su valor en el campo de batalla. 

Cruz de plata al mérito militar
Cruz de plata al mérito militar con distintivo rojo.

Pero poco después Luis fue hecho prisionero. Mientras los héroes de Baler resistían en la iglesia, él tiraba de un arado junto a una vaca, convertido en un esclavo. Su único ancla a la cordura eran el recuerdo de su pueblo y su antigua vida, los que ayudaron a trazar una plan de fuga guiándose con las estrellas. 

Su huida se alargó durante días hasta que oyó voces que hablaban español. Eran compatriotas que esperaban en el muelle para subir a uno de los últimos barcos que regresaban a España, allí Luis contó su apasionante historia y fue informado de que se encontraba en el año 1903  y que Filipinas pertenecía ahora a EEUU. No obstante, todo le daba igual, él quería volver a su pueblo, a su hogar. 

Luis consiguió la licencia absoluta del servicio militar en 1905. En su historial, tres medallas. Aquella Cruz de Plata con distintivo rojo, la Medalla de Luzón y la Medalla de Sufrimiento por la Patria, cuando ya se le había considerado uno de los caídos de la contienda. De vuelta a casa, sufrió como muchos otros el olvido de la Patria, nunca supo de pensión alguna, ni fue reconocido como uno de los héroes, miles, que combatieron en ultramar.

Aquí os dejamos en enlace de la noticia completa realizada por Carlos Guisasola:  http://www.elmundo.es/cronica/2016/12/09/5843dfefe5fdea405c8b4646.html

viernes, 20 de enero de 2017

El diario de Peter Brill



Esta semana centramos nuestra entrada y nuestro programa en la figura del Peter Brill, un anciano alemán que aún seguía pilotando una pequeña avioneta en Cataluña y que podría ser uno de los múltiples alemanes que vive su jubilación en España, pero su vida tenía una historia “oculta”, una historia que ha servido para escribir y rodar un mediometraje titulados “El diario de Peter Brill”.

El diario de Peter Brill
"El diario de Peter Brill" de Pere Cardona y Laureano Clavero

Para llegar a conocer a Peter Brill hay que viajar hasta el año 2009 de la mano de Laureano Clavero, director de cine, uno de los fundadores de la productora de cine documental MIRASUD Producciones, ganador de varios galardones por su obra "La Guerra de Malvinas, 1533 km. hasta casa. Los héroes de Miramar" y fotógrafo quien se encontraba trabajando, en una labor que hoy día continua, en una serie documental llamada “Sombras”, en la que junto a su equipo busca aviones de la Luftwaffe que, por diferentes causas, se accidentaron en la zona del Pirineo Catalán durante la Segunda Guerra Mundial siguiendo las pistas iniciadas por el escritor Josep Pla Blanch.

Laureano Clavero
Laureano Clavero durante la presentación de "El diario de Peter Brill"
Laureano consiguió dar con los restos de estos aviones que se encuentran a más de 3.000 metros de altura. Tras esto surgió la idea de documentarlo con grabaciones, fotografías y con los testimonios de aquellos que vivieron la caída de aquellos aparatos, como aquel hombre que siendo un pastor de 7 siete años vivió el accidente de un Junkers 88 y de cómo su madre, recordando lo sucedido poco tiempo antes, se asustó pensando que acaba de estallar otra guerra civil. 

A pesar de estos testimonios, de las fotografías y de las grabaciones, Laureano movido por el espíritu de los documentalistas por conocer la historia completa, quería algo más, quería que alguien le contase como eran estos aviones por dentro, cómo era estar dentro de un avión de este tipo, y de esta manera llegar a comprender la razón por la que estos aviones habían caído en esta zona.


Junkers JU88
Bombardero polivalente alemán Junkers JU88

Pero esta era una tarea difícil por una simple razón, la mayoría de estos pilotos ya había fallecido, recordemos que esta labor comenzó entre los años 2009 y 2010 y ya habían transcurrido 64 años desde el final de la Segunda Guerra Mundial. A pesar de esto, Laureano comienzo una labor de investigación que acaba dando una pista, un nombre…Peter Brill, y una breve reseña que hablaba de una presentación en la Aeroteca de Barcelona. Laureano se puso en contacto con la Aeroteca, donde le dicen que si bien conocen a Peter, no disponen de teléfono de contacto, pero le indican que en el Aeródromo de Sabadell pueden decirle algo más, ya que Peter volaba desde allí. Con esta información contacta con este centro donde le dicen que Peter es socio del mismo pero que antes de darle el teléfono de contacto deben hablar con él para saber si está conforme. Pocos días después, Laureano consigue contactar con Peter y concretar una cita.

Una semana después, en Barcelona, se celebraba la reunión entre ambos en la habitación de Peter, una estancia repleta de aviones de colección colgadas del techo, libros sobre la Luftwaffe y gran cantidad de recuerdos. Rápidamente, Laureano vio que gracias a Peter no solo podría conocer datos técnicos de aquellos aviones caídos en el Pirineo, en Peter había algo más.

Peter Brill
Peter Brill junto a su querido Messerschmitt Bf109 

“Sobreviví a toda la guerra, a todas las batallas, y casi me mato en la bañera”, con esta frase comenzó la relación entre Peter Brill y Laureano Clavero.

Junto a una reproducción del Messermicht Bf109, Peter comienza a contar como fue su entrada en la Lutfwaffe y datos técnicos de ese avión. Pero en un momento de la conversación, Peter dice una frase que deja a Laureano perplejo, y vio que Peter en sí, era una historia.

“Yo fui uno de los cinco pilotos entrenados para bombardear New York”, comentaba Peter Brill


Laureano conocía los rumores que siempre han existido acerca del plan alemán para atacar a los Estados Unidos en su propio territorio, pero nunca se había conseguido un testimonio de primera mano. Pero Peter Brill no solamente era eso, era una historia de vida de un hombre que quería volar y que se ve envuelto en la Segunda Guerra Mundial y que termina siendo prisionero de los soviéticos. 


Peter Brill Thorn 1943
Peter Brill (dcha) junto a los otros cuatro pilotos (uno de ellos es el fotografo) en Thorn (1943), donde eran entrenados para bombardear Nueva York

Durante dos años Laureano apartó este proyecto para centrarse en Malvinas, y al volver a España retomó la historia de Peter y se da cuenta de que necesita seguir hablando con Peter, pero éste había fallecido en Mallorca. No obstante, sus hijos le informan que Peter guardaba fotografías y recuerdos de toda su vida y además, desde su primer encuentro Peter había comenzado a escribir sus memorias. Cuando Laureano recibe todos estos recuerdos comprende que la historia de Peter es demasiado completa como para formar parte de otras, Peter se merece su propio proyecto. 

Con toda esta información Laureano contactó con Pere Cardona, investigador y divulgador histórico, creador de la página web www.historiassegundaguerramundial.com, un sitio dedicado al estudio y difusión de anécdotas y hechos pocos conocidos de la Segunda Guerra Mundial que se ha convertido en lugar de referencia para los amantes de la contienda, quien tenía constancia de la documentación existente entre el Gobierno del III Reich con empresas constructoras de aviones con el fin de crear un bombardero que permitiese a Alemania bombardear territorio estadounidense. Con toda la información de la que dispone Laureano, Pere se mete dentro del proyecto sin dudarlo y este era el germen del “Diario de Peter Brill”.

Pere Cardona
Pere Cardona, coautor de "El diario de Peter Brill"

“Tuve que parar en una gasolinera y mientras estaba repostando vi que la gasolinera tenía una cafetería y aunque solamente sean 10 minutos me voy a parar ver el material del que disponemos. Los diez minutos fueron unas tres horas”, Pere Cardona.

Pere rápidamente comprendió que tenían entre manos una potente historia humana y desde ese momento, cual investigadores policiales encajaron todos los sucesos históricos de la segunda guerra mundial con la propia historia de Peter Brill. Gracias a la ardua labor de Pere en la recopilación de anécdotas de este conflicto, consiguieron encajar las piezas, como por ejemplo las fotografías que tenía Peter de Saint-Omer y la Operación Leg.

Messerschmitt Bf109
Messerschmitt Bf109 similar al que nuestro invitado de hoy pilotó en la Segunda Guerra Mundial.
Pere se lanzó a esta misión donde se repasa la vida de este hombre, su formación como piloto, su presencia en la Segunda Guerra Mundial, su estancia como prisionero de los soviéticos y su vida posterior.

Peter Brill Sander
Lápida de Peter Brill Sander, a petición del propio Peter se colocó una reproducción del Messerschmitt 109

"Tú cerrabas la cabina del Messerschmitt y cerrabas tu ataúd. Fue mi potencial tumba, pero también fue mi salvación", Peter Brill.

De la obra que han realizado Pere y Laureano (libro y documental) podemos decir que los amantes de la Segunda Guerra Mundial por fin podemos disfrutar de una colección de anécdotas (tanto bélicas como de vida) que continúan un hilo conductor, la vida de Peter Brill, sin llegar a ser el compendio inconexo que muchas veces nos encontramos en otras obras. Si nos dejamos llevar por la historia del personaje, Peter Brill, las magistrales anécdotas que Pere Cardona nos relata quedan mezcladas de manera precisa y hacen que la lectura sea rápida, amena y quedes enganchado desde el principio. En el documental, de media hora, Laureano Clavero nos presenta a la persona, un anciano al que se le ilumina la mirada cada vez que habla de volar, su auténtica pasión. Peter Brill era una de esas personas que cuenta las cosas con tal sencillez que hace imposible no estar atento a cada una de sus palabras. 

A modo de despedida, una frase que resume la vida de Peter Brill y con la que se despidió de Laureano Clavero:

"Recuerda siempre que yo quise volar"